“Cuestión de tiempo” es una oportunidad para reflexionar tanto sobre la edad cronológica como sobre ese sesgo que, en forma invisible, guía los pensamientos favoreciendo una distorsión de la realidad, un juicio inexacto, una interpretación ilógica o irracional que muchas veces conduce al desamparo, a la violencia, al abuso y a la discriminación.